Testimonio 1 : Carlos Andrés, 20 años- Tratamiento ambulatorio por consumo de PSA

“Consumía para refugiarme. Me sentía sólo y contento porque ya había olvidado todos mis problemas.“

“Las drogas me estaban haciendo perder gente que me quería. Gente que me quería ayudar, que me estaban ofreciendo un trabajo, y por el consumo la embarraba“

“Uno cree que eso es lo mejor que le puede pasar en la vida. Empecé a pensar si era eso lo que yo quería para mí. “Uno tiene que saber decir “ya no más”.

“Lo más feliz que me ha pasado en la vida aunque me costó mucho, fueron los 8 meses allá”

“Estoy validando el bachiller” (…) “ Y me gustaría demostrarle a personas como yo que sí se puede. Ese es el sueño mío”

Testimonio 2 : Janine, 19 años – Consulta Psicológica Paciente anoréxica

“Despreciaba la comida, no tenía ganas de ver a la gente, tenía ganas de llorar, llorar y llorar. En el colegio quería estar sola y me daba muy duro relacionarme.”

“Todavía siento rabia porque el estar así hizo sentir muy mal a mis papás y si no fuera porque mi mamá se pusiera alerta no habría venido acá.”

“Las terapias psicológicas al principio me daban mucha pereza, me sentía rara por estar hablando con alguien que no conocía de nada. Pero al tiempo le hablaba como si fuera un amigo. Yo siento que él me ha ayudado mucho y le tengo mucho cariño.”

“Yo recomendaría la ayuda que se me brindó aquí, he ido donde otros psicólogos y no me han tratado igual. “

Testimonio 3: Aleicy, 18 años - Tratamiento ambulatorio por consumo de PSA

“No me importaba la vida, ni si me veía bien, si estaba bonita ni bien vestida. Uno siente que no le hace falta nada, olvida hasta a la familia, Quería pero a la vez no era capaz de dejar las drogas.”

“Hasta que un día me di cuenta que era por mi, decidí cambiar y ponerme las pilas en el proceso.“

“Durante esos 8 meses, le cogí mucho cariño a los operadores, me apoyaron muchísimo. […] Aprendí a fortalecerme en cosas que no me había dado cuenta que me hacían caer. Ya terminé, y ahora estoy aquí, con esas ganas de seguir adelante.”

“Si pudiera darle un consejo a alguien que está como yo estaba, le diría que buscara la ayuda, que no se deje coger tanta ventaja del vicio. El vicio lo lleva a uno a lo peor.”

Testimonio 4: Lizeth, 16 años – Tratamiento psicológico por trastorno depresivo.

“Desde chiquita he sido una niña siempre muy sobreprotegida y hacía tiempo necesitaba esto” […]“ Yo era más adicta a ser sola, tenía depresión y era un poquito agresiva. Para poder hablar con alguien necesitaba estar con un audífono al menos puesto.”

“Fueron 3 años de terapia. Cuando empecé aquí me daba muy duro hablar con cualquier persona, hasta con mi familia. Después de un tiempo empecé a abrirme, yo siempre he sido muy callada, no hablaba con nadie.”

“Se me fueron calmando las ganas de cometer locuras, la relación con mi familia fue mejorado mucho”. “Desde que empecé acá soy más confiada en mí misma, soy capaz de hacer muchas cosas, cosa que antes no era capaz de hacer.”

“Sigo en el colegio […] Pero hasta el momento quiero estudiar 3 carreras distintas: Medicina Forense, Psiquiatría, Derechos humanos . Me gusta mucho el defender a las demás personas.”

“Mucha gente me pregunta quién me ha cambiado tanto […] ahora estoy entre querer ser feliz y serlo”.